martes, 5 de junio de 2018

El diseño moderno japonés a partir de 1945, XVI

La segunda generación de diseñadores japoneses, 2
En el último artículo hablé de algunos diseños de Kuramata Shirō realmente sorprendentes y hoy lo haré de otros no menos singulares.

Kuramata Shirō (1934-1991), segunda parte
En 1981, Kuramata se integró en Memphis, un grupo milanés de diseño de interiores fundado en 1980 por Ettore Sottsass (1917-2007), quien lo presentó al año siguiente con gran éxito en el salón del mueble de Milán.

El sello de identidad de Memphis era un desenfadado empleo del color y formas no pocas veces inverosímiles. Kuramata se adaptó muy bien en ese ambiente y sus diseños adquirieron un marcado acento lúdico, con un vivo cromatismo y una gran profusión de elementos heterogéneos.

Conjunto de muebles de diseñadores del grupo Memphis. Foto: Memphis-milano.org

Una de las primeras piezas de esa época en que Kuramata colaboró con Memphis fue su mesa de terrazo con fragmentos de vidrio coloreado incrustados en su masa. La aparente ligereza formal de la mesita contrastaba con su peso, casi setenta kilos.

Kuramata Shirō: Mesita Nara diseñada para Memphis, 1983,
24x24x16 cm de alto. Foto: memphis-milano.com

Fruto de esa nueva etapa de colaboración de Kuramata con los diseñadores de Milán son las piezas elaboradas con metacrilato, un material que el japonés llevaba estudiando desde los años sesenta. Una de ellas se convirtió en un objeto de referencia: la butaca Miss Blanche.

Kuramata Shirō: Butaca Miss Blanche 
diseñada para Memphis, 1988. 
Medidas aprox.: 62x60 cm, asiento 45 cm, 
respaldo 88 cm. 
Foto: shirokuramata.com

El cuerpo de la butaca Blanche es de resina acrílica con pétalos de rosas de papel embebidos en su interior. Las patas son de aluminio. El nombre de la silla alude a Blanche Dubois, la protagonista de Un tranvía llamado deseo. El proceso de fabricación de esta silla es delicado, y el resultado, siempre diferente debido a la situación aleatoria de las flores. Una vez más, su ligereza visual contrasta con su peso real, algo más de treinta kilos.

Otra pieza creada por Kuramata para Memphis en los años ochenta fue la mesita Sally. En este caso, la incorporación del elemento de color se hizo creando el sobre de vidrio con un sándwich de tres láminas. La central se dividió en tres zonas, en una se rompió el vidrio para que aparecieran sus grietas, en otra se empleó una lámina adhesiva de butiral de color y en el resto del sobre se utilizó butiral incoloro.

Kuramata Shirō: Mesita Sally con ruedas 
diseñada para Memphis, 1987. 
Medidas: 53 cm de diámetro y 77 cm alto. 
Foto: memphis-milano.com

A partir de 1983, Kuramata realizó el diseño de las tiendas de Miyake Issey en Paris, Nueva York y Tokio. En 1988 se trasladó a la capital gala, donde realizó algunos de sus últimos diseños, como el Cabinet de curiosité que aparece en la ilustración siguiente.

Kuramata Shirō: Cabinet de curiosité, 1989. 
Medidas aprox.: 46x46x190 cm de alto.
Foto: artnet.com

Kuramata fue un diseñador que se ha calificado de minimalista y posmodernista por sus sillas y mesas de vidrio o por sus desenfadados colores. Ya desde sus comienzos, dejó bien sentado que la función no define necesariamente la forma. Pero sus investigaciones no se centraron únicamente en los aspectos visuales, sino que fueron mucho más allá. Durante toda su carrera colaboró con técnicos y fabricantes para que sus ideas se plasmaran en objetos de la más alta calidad. 

Se cuenta una anécdota en la que un día Tomihiko Hoya, de la empresa de vidrios Miho, le preguntó qué tipo de vidrio le gustaba más, a lo que Kuramata contestó: “el que está roto”. Seguramente, en esa época el japonés debía estar diseñando la comentada mesita Sally.

En el siguiente artículo veremos la obra de otro diseñador: KurokawaMasayuki.