martes, 3 de abril de 2018

El diseño moderno japonés a partir de 1945, XII

Pioneros del diseño industrial japonés, 12
Hace quince días hablé de Isamu Noguchi, un escultor a medio camino entre Estados Unidos y Japón y también entre la escultura y el diseño. Con el artículo de hoy concluiré este primer apartado dedicado a los pioneros del diseño japonés hablando de Ekuan Kenji.

Ekuan Kenji (1929-2015), primera parte
Ekuan Kenji se graduó en 1955 en la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio y en 1956 amplió estudios en el Art Center College of Design de Pasadena, en California. A su regreso, en 1957, fundó el Instituto de Diseño Industrial GK (GK Indasutoriaru dezaín kenkyūjo). El antecedente de esa empresa había sido el pequeño grupo de compañeros que estudiaban en su facultad y con los que, en 1952, creó lo que llamaron Grupo Koike, es decir, GK, por ser todos alumnos del profesor Koike Iwatarō (1913-1992).

Ekuan Kenji. Foto: gk-design-co-jp

Ekuan Kenji desarrolló su carrera a lo largo más de sesenta años que cubrieron toda la segunda mitad el siglo XX y una década y media del siguiente. Por ese motivo, se le puede considerar como uno de los padres del moderno diseño industrial japonés.

Ekuan colaboró numerosas veces con los arquitectos japoneses de su misma generación. Ya en 1959 se unió a Ōtaka Masato, Maki Fumihiko, Kikutake Kiyonori y Kurokawa Kishō en la creación del grupo metabolista, para el que elaboró el diseño del manifiesto que presentaron en la Conferencia Mundial de Diseño celebrada en Tokio en 1960. Más tarde volvió a trabajar con Kurokawa en sus pabellones de la Exposición Universal de Osaka de 1970 y con Kikutake para la imagen corporativa del banco Kyoto Shinkin en esa ciudad.

El sintonizador de 1954
En los años cincuenta, Ekuan, junto con sus colegas del grupo GK y otros futuros socios, realizó diseños notables, como una pionera cámara réflex en 1958 y una moto para Yamaha en 1955, entre otros. De esa época, yo destacaría por encima de todos el sintonizador de radio Yamaha R-3, de 1954, un producto que se adelantó a su tiempo con su simplicidad formal.

Ekuan Kenji: la radio R-3 de Yamaha, 1954. Foto: gk-design-co-jp

Compárese la modernidad del diseño de Ekuan con otras dos radios de la época, la Ultra R786 Coronation Twin, de 1953, y la también inglesa Bush TR82C, de 1959.
La radio transistor Bush TR82C, 1959. 
Foto: http://www.richardsradios.co

La radio de válvulas Ultra R786 
Coronation Twin, 1953. 
Foto: http://www.richardsradios.co.uk











El dispensador de soja de 1961
Entre los diseños más reconocidos de su primera época, debe mencionarse el botellín para salsa de soja Kikkoman, de 1961. Ekuan deseaba encontrar un recipiente de capacidad media que no resultara demasiado grande en proporción con las bandejas, cuencos y resto de piezas empleadas en los restaurantes japoneses. Su diseño le ocupó tres años, durante los cuales realizó decenas y decenas de dibujos y modelos. Semejante esfuerzo se vio compensado con un objeto que se ha convertido en un icono internacionalmente admirado por todos los diseñadores.

Ekuan Kenji: el dispensador de soja de Kikkoman, 1961. 
Foto: Wikimedia Commons.

La botella de vidrio de agradable forma ondulada, pasa discretamente desapercibida en la mesa. No resta protagonismo a lo realmente importante, el menaje y los alimentos. No es demasiado pequeña ni demasiado grande. Se adapta muy bien a la mano. Cuando se sostiene, siempre se equilibra, tanto si está llena como si está casi vacía. Su pico rociador es perfecto, pues nunca gotea. Su tapa de rosca permite reutilizarla rellenándola con las botellas de mayor capacidad que resultan incómodas para manejarlas en la mesa. Su sencillez y funcionalidad son extremas. Ni una ni otra condicionan su forma ni esta condiciona su uso.

Ekuan Kenji: bocetos del dispensador de soja de Nikkoman, 1961. 
Foto de fuente desconocida.

Lanzada al mercado en 1961, el botellín Kikkoman sigue produciéndose hoy día, cuando se han fabricado más de cuatrocientos millones de unidades.

La Expo’70 de Osaka
La Exposición Universal de Osaka de 1970 fue el escaparate con el que Japón mostró a todo el planeta su impresionante avance tecnológico. En su recinto se vio el primer teléfono móvil, el primer cine IMAX y el primer tren por levitación magnética. Habían pasado solo veinticinco años desde el final de la guerra.

El pabellón de Takara Beautilion, 1970. Expo de Osaka. Foto: gk-design-co-jp

La participación de Ekuan en el evento fue muy amplia y su colaboración con los arquitectos metabolistas, con los que seguía manteniendo relación, muy fructífera. Ejemplo de ello fue el espectacular pabellón Takara Beautilion, proyectado por Kurokawa Kishō que aparece en la ilustración anterior.

Ekuan diseñó para la Expo de Osaka la señalización de todo su recinto así como el mobiliario urbano.

Ekuan Kenji: señalización en la Expo de Osaka, 1970. Foto: gk-design-co-jp

Sus cabinas telefónicas rompieron con los estereotipos comúnmente aceptados y sus relojes eran visibles desde cualquier posición, pues utilizó cuatro esferas en cada uno de sus báculos.

Ekuan Kenji: cabinas telefónicas en la 
Expo de Osaka, 1970. 
Foto: gk-design-co-jp
Ekuan Kenji: relojes en la Expo de
Osaka, 1970. Foto: gk-design-co-jp


















En el próximoartículo seguiré hablando de los diseños de Ekuan.