SERIES

martes, 11 de marzo de 2014

Teatro japonés: la obra de kabuki "Kanjinchō", III

La representación de Kanjinchō, I, inicio
Después de las entradas introductorias sobre el teatro kabuki japonés y en concreto sobre la obra titulada Kanjinchō que publiqué las dos semanas pasadas, creo que ya es momento de asistir a su representación. Lo que haré será repartir entre varios artículos algunas de las escenas más importantes de la función. Por ello, pido disculpas a los puristas por cercenar semejante pieza maestra. De cada uno de los diferentes cortes videográficos insertados ofreceré previamente su traducción.

Mi idea es brindar no solo una versión libre de los diálogos del fragmento correspondiente, sino incluir también unos pocos comentarios sobre detalles de la obra. Me parece que lo mejor es leer primero el texto y luego visionar los clips, aunque también puede hacerse al revés o incluso simultáneamente si se dispone de dos pantallas o una suficientemente grande.

Mi traducción, que insisto es muy libre, la he basado en la grabación de la función realizada en 2004 en el Kabuki-za de Tokio, a la que pertenecen los cortes que comento, y en la versión inglesa de James R. Brandon: Kabuki Plays. Kanjinchō, The Zen Substitute. Nueva York: Samuel French, Inc. 1966.

El DVD de la obra
Para los interesados en adquirir esa grabación, sin viajar a Japón, pueden recurrir a la web de Amazon en USA, este es el enlace directo al DVD, aunque el envío se realiza desde tiendas japonesas. Si se prefiere, puede solicitarse directamente a la web de Amazon en Japón a través de este enlace. Finalmente, también puede comprarse el DVD en esta página inglesa. El disco incluye comentarios en inglés.

Argumento de la obra
Minamoto no Yoshitsune (1159-1189) es el hermano menor de Minamoto no Yoritomo (1147-1199), el primer shōgun de la historia japonesa. Las victorias de Yoshitsune en las guerras entre su clan y el de los Heike, han producido desconfianza y envidia en Yoritomo, quien teme que pueda llegar a suplantarle como supremo gobernador militar.

Sabedor de los recelos de su hermano, Yoshitsune, figura histórica retratada casi siempre con una aureola de melancolía y desventura, opta por abandonar la capital Kioto y huir hacia el norte atravesando las montañas. Enterado de ello, el shōgun da órdenes a todos los comandantes que vigilan los puestos de control en las rutas más importantes del país para que le arresten.

Según la tradición popular, Benkei, personaje semi-legendario y monje de estatura y fuerza extraordinarias, cierto día se enfrentó al por entonces muy joven Yoshitsune en el puente de Gojo en Kioto. Tras ser vencido por el aristócrata, decidió ponerse incondicionalmente a su servicio. En la obra, Benkei es el encargado de que Yoshitsune, junto con cuatro soldados disfrazados de bonzos yamabushi, pueda escapar de su hermano huyendo hacia las provincias del norte, lejos de su influencia.

Estamos en el año 1186, a principios de primavera. En esa época, en los caminos y rutas más importantes de Japón existían barreras con guardas encargados de controlar a los viajeros. En uno de esos puestos de vigilancia, llamado Ataka, en la prefectura de Ishikawa, se desarrolla la obra.

Actores principales
Minamoto no Yoshitsune:.......... Onoe Kikugorō
Musashibo Benkei:..................... Ichikawa Danjūrō
Togashi no Saemon:.................. Nakamura Tomijurō

He aquí la traducción del inicio de la obra. Su corte videográfico se incluye al final de este artículo.

Clip-01: entrada de Togashi, duración 4 minutos

Se levanta la cortina de raso situada en la pared izquierda de la escena. Aparece Togashi ataviado con un lujoso kimono de amplísimas mangas, pantalones de largas perneras que se arrastran por el suelo y un gorro negro.

El tono de la vestimenta es azul-gris. Es el inicio de la primavera. A Togashi le siguen un escudero que porta su espada y tres guardias. Camina unos pocos pasos y se coloca en la izquierda del escenario, de cara al público, para explicar el motivo de su presencia en la barrera de Ataka.

Togashi:
Estoy ante ustedes aquí en esta barrera de la provincia de Kaga. Mi nombre es Togashi no Zaemon. Las desavenencias entre mi señor el shōgun Yoritomo y su hermanastro menor Yoshitsune son muy profundas. Se tiene noticias de que Yoshitsune se dirige hacia el norte, a Michinoku, disfrazado de monje yamabushi para escapar de la orden de captura ordenada contra él. Conociendo esto, mi señor Yoritomo ha mandado levantar nuevas barreras para detener e interrogar a todos los clérigos de esa secta. Yo soy el encargado de la vigilancia de este puesto y esta es la importante misión que se me ha encomendado y fielmente ejecuto por mi señor. (Dirigiéndose a sus guardias.) Ordeno a todos mis guardias que se preparen para cumplir con igual empeño su deber aquí conforme a estas disposiciones.

Primer soldado:
De acuerdo con esas instrucciones no hay ninguna razón para detener a los yamabushi sospechosos. Bastaría con degollar a todo el que apareciera por la barrera y luego exponer públicamente su cabeza. Ya cuelgan de los árboles las de tres yamabushi sospechosos.

Segundo soldado:
Hemos entendido bien lo que ordenáis. Cualquier yamabushi que veamos debe ser traído ante vos.

Tercer soldado:
Toda persona sospechosa debe ser arrestada inmediatamente y conducida hasta la barrera.

Primer soldado:
No tenemos ninguna duda ...

Los tres soldados:
... y siempre estamos en guardia.

Togashi:
Habéis dicho bien. Todo yamabushi que intente atravesar la barrera, tal como está planeado, tenéis que arrestarlo y traerlo atado, como ordena nuestro señor en Kamakura. (En alusión a la ciudad donde ha situado el cuartel general de su gobierno el shōgun Yoritomo.) Debéis cumplir estas órdenes estrictamente. Ahora volved a vuestros puestos. (Alargando el final de la frase.)

Los tres soldados:
A sus órdenes señor.

Música de flauta, gritos y percusión

Mientras se escucha la música, Togashi se dirige hacia la derecha del escenario arrastrando sus largos pantalones. Debido a lo ancho del proscenio transcurren unos segundos. Cuando llega a su sitio, desde donde controlará el puesto, le acercan un taburete (el característico cilindro laqueado formado por varios elementos). Se sienta mirando hacia la izquierda del escenario, donde se supone que se encuentra la barrera y por donde deben pasar todos los viajeros. Una vez sentado, un ayudante de escena le coloca perfectamente, sin arrugas, las largas perneras de sus pantalones.



Como pienso que los manjares exquisitos se deben saborear en pequeñas dosis, creo suficiente comenzar con este diminuto entrante que confío no haga más que abrir el apetito. En el artículo de la  semana próxima veremos la entrada en escena del resto de los protagonistas. 

Ah, os recomiendo que os suscribáis para recibir un aviso cada vez que publique una entrada. Podréis daros de baja en cualquier momento.

Comparte este artículo con tus amigos en Twitter, Facebook o Google+. Gracias.