SERIES

martes, 28 de abril de 2015

Teatro japonés: la obra de nō "Kantan", VI

La representación de Kantan, IV
La semana pasada vimos un clip de la obra de teatro titulada Kantan donde el protagonista Rosei entraba en escena. Hoy veremos cómo se presenta ante nosotros. De nuevo, el clip será muy corto. Solo escucharemos su alocución. Habrá que esperar hasta el próxima martes 5 de mayo para asistir al diálogo entre él y la posadera.

Durante toda la escena que presento hoy, el actor permanece en el mismo sitio, apenas se gira un momento cuando comenta que desea visitar a un viejo monje. Luego levanta ambos brazos. Recordemos que lleva un abanico cuya forma denota que es chino y un rosario, que contemplamos ahora perfectamente por primera vez y que refleja su esperanza en alcanzar la iluminación, o mejor dicho, su intención de hallar un sentido a su vida, algo que espera descubrir cuando se encuentre con el sabio maestro.

Observemos que la voz del actor, ya de por sí grave y algo quebrada, resuena en el interior de la máscara revistiéndola de un timbre aún más misterioso e irreal. Otro de los rasgos del teatro que lo aleja de la prosaica realidad. Veamos ya este corto clip. 

Clip 04:presentación de Rosei, duración 3 minutos

Rosei:
Tenéis ante vosotros a Rosei. Soy vecino del país de Shoku. Aunque he nacido como hombre no pretendo seguir el camino de Buda, sino sólo dejarme llevar. (Únicamente los seres humanos pueden alcanzar la iluminación, el nacer hombre es un caso excepcional.) Se me ha dicho que en la Montaña del Cordero Volador, en el reino de So, vive un sabio monje. A él voy a visitar para preguntarle cómo debo conducir mi vida.


La semana próxima veremos al joven Rosei descansar en la posada y soñar..., ya veremos qué.