SERIES

martes, 12 de agosto de 2014

Arquitectura moderna japonesa: Tange Kenzō, VI

La arquitectura moderna japonesa: Tange Kenzō, el ayuntamiento de Imabari
Tras el largo artículo de la semana pasada dedicado al edificio sede del gobierno de la prefectura de Kagawa, en el de hoy, mucho más corto aunque no menos interesante, veremos una obra que si bien se finalizó el mismo año, su proyecto es anterior. Me estoy refiriendo al ayuntamiento de Imabari.

El ayuntamiento de Imabari, 1958
Tange proyectó el ayuntamiento de Imabari y su auditorio en edificios independientes que enmarcan paralelamente una plaza que sirve de acceso a ambos y que, de nuevo, el único material empleado en todos los exteriores es el hormigón visto.

En la ilustración siguiente se aprecia, al fondo, la fachada principal del ayuntamiento, mientras que a la derecha, oculto por el árbol, se encuentra el auditorio, del que más adelante incluiré unas fotografías.

Tange Kenzō: Ayuntamiento de Imabari, Ehime, 1958. Foto: Flickr, usuario: ida-10.

En el edificio de oficinas, las ventanas se retrasan para evitar la insolación directa y reducir la radiación solar de dos maneras: con parasoles horizontales a media altura y mediante muros verticales a 45 grados. En la siguiente fotografía se distinguen los huecos de la fachada principal divididos por una especie de lamas horizontales de hormigón que actúan como pantallas y las derramas inclinadas de los ventanales.

Tange Kenzō: Ayuntamiento de Imabari, 1958. Foto: J. Vives.

Con ese sistema de protección solar, Tange crea un volumen plano con huecos que proyectan profundas sombras. En la fotografía siguiente se observan los parasoles horizontales a media altura y algunas ventanas situadas en un plano inclinado respecto la fachada.

Tange Kenzō: Ayuntamiento de Imabari, Ehime, 1958. Foto: J. Vives.

El volumen del auditorio contrasta con el de las oficinas del ayuntamiento. Sus muros plegados de hormigón visto soportan el techo de 27 metros de luz de su amplia sala, aportando gracias a esa forma la necesaria rigidez a la estructura. El acceso principal se realiza por una fachada ligeramente desplomada con un discreto voladizo y un enorme balcón en su parte alta.

Tange Kenzō: Ayuntamiento de Imabari, Ehime, 1958. Foto: Flickr, usuario: Jacome.

En mi opinión, el interior de este edificio es mucho más interesante que su exterior. Los pliegues de hormigón visto de sus fachadas longitudinales también se manifiestan en las paredes laterales de la sala, pero, para mejorar la acústica, se revisten parcialmente con paneles de madera que mantienen esa misma geometría. El ondulado techo y la curvatura del marco de la boca de escena suavizan visualmente un auditorio amplio y muy moderno si se tiene en cuenta el año del proyecto.

Auditorio del ayuntamiento de Imabari,
Ehime, 1958. Foto: J. Vives.
Auditorio del ayuntamiento de Imabari,
Ehime, 1958. Foto: J. Vives.













La fotografía siguiente, realizada en el año 2012, muestra el buen mantenimiento de edificios que forman parte del patrimonio moderno de la arquitectura japonesa del siglo XX. Compárese su aspecto con el de la segunda y tercera fotografías de este artículo, realizadas en 1979.

Tange Kenzō: Ayuntamiento de Imabari, Ehime, 1958. Foto: zukan.exblog.jp.

Con esto doy por finalizado este corto comentario sobre una obra no trascendental en la carrera de Tange, pero muy representativa de su primera época: la de los proyectos creados en la segunda mitad de la década de los cincuenta del siglo pasado, unos años en los que el maestro exploró casi todas las posibilidades del hormigón visto. La semana próxima hablaré de un edificio muy notable.