SERIES

martes, 7 de octubre de 2014

Arquitectura moderna japonesa: Tange Kenzō, XIV

La arquitectura moderna japonesa: Tange Kenzō, la piscina olímpica, III
Tras lo visto en el artículo de la semana pasada y anteriores, hoy he preferido ofrecer los comentarios del propio Tange sobre sus pabellones olímpicos y en concreto un extracto de un artículo del arquitecto japonés aparecido en el número 424 de la revista italiana Domus en marzo de 1965. Allí expuso cómo llegó al convencimiento de que una cubierta suspendida era el modelo más adecuado para cubrir un gran espacio como el de su piscina.

Comentarios de Tange
“Nuestro mayor problema se encontraba en el pabellón para la piscina: cómo distribuir su enorme espacio y qué estructura utilizar para su cubierta. Consideramos varias opciones estructurales. Con mi colega Tsuboi y otros colaboradores decidimos bastante pronto decantarnos por una estructura suspendida de acero tensado. […] Las dimensiones –pensé– sugieren el tipo de estructura de acuerdo con las distancia a cubrir en cada caso: se comienza por la viga, pasando por el arco, la bóveda y la cúpula, hasta llegar a la estructura suspendida, como en los puentes. Pero también se tuvo en cuenta otra consideración: en comparación con el espacio ‘convexo’ de la cúpula, el espacio ‘cóncavo’ de la estructura suspendida encierra un volumen mucho menor, y eso también simplifica los problemas de calefacción, aire acondicionado y acústica –todos ellos inherentes a un gran volumen interior. Pero el mayor inconveniente, con respecto al espacio interior, era garantizar que no adquiriera proporciones inhumanas cuando estuviera vacío o solo ocupado por unas pocas personas. […] La estructura suspendida me permitió crear una ‘forma abierta’ –el espacio único que deseábamos. También nos permitía crear una correspondencia visual e ideal entre los dos pabellones. Existe tensión no solo en la estructura de ambos edificios, sino también en las relaciones entre ellos, encarados uno a otro con sus respectivas ‘bocas’ abiertas.”

Tange Kenzō: Piscina olímpica, 1964, Tokio. Foto en Massimo Bettinotti (edit): Kenzo Tange 1946-1996. Architettura e disegno urbano. Electa, 1997.

Una frase de Tange que define muy bien lo que experimentamos al acceder al interior de su pabellón es esta: “Una vez entro en la piscina, observo cómo el espacio cambia dinámicamente en función de mi desplazamiento, y al mismo tiempo me da la sensación de que los propios movimientos de la gente confieren al interior su dinamismo.”

Pero no todo resultó perfecto y del agrado de Tange. En ese mismo artículo comentó: “En esta arquitectura, la unidad formal es imprescindible. Pero debo decir que no siempre fuimos capaces de conseguirla. En la piscina, su característica visual es el aspecto de catenaria del techo, consecuencia de la estructura de acero suspendida. Pero para una estructura suspendida, se necesita otra básica de hormigón a compresión y caracterizada por un arco. En mucho aspectos, fuimos incapaces de resolver completamente los detalles de esos dos problemas.”

Tange Kenzō: Piscina olímpica, 1964, Tokio. Foto: J. Vives.

Otro aspecto con el que Tange no quedó satisfecho y que mencionaba en la revista Kenchiku bunka de enero de 1965 era: “De nuevo, lo único que no me gusta es la relación entre el volumen de los pabellones y la superficie del suelo. Para edificios de semejante tamaño, el solar resulta demasiado pequeño, no solo visualmente, sino también funcionalmente, debido a lo inadecuado de las zonas de aparcamiento. Además, el problema de la separación entre las circulaciones de peatones y automóviles no quedó resuelta…”

Tange Kenzō: Piscina olímpica, 1964, Tokio. Foto: Wikimedia Commons.

Como complemento de estos últimos artículos dedicados a la piscina olímpica, propongo que se vea un vídeo que incluyo en el siguiente artículo que publico hoy mismo. Este es su enlace.

La semana próxima concluiré esta subserie consagrada a los pabellones olímpicos de Tange, hablando del gimnasio. No faltéis a la cita.

Comparte este artículo con tus amigos en Twitter, Facebook o Google+. Gracias.